Las actividades en el agua muchas veces no tienen la cantidad de adeptos que poseen otras disciplinas deportivas pero son muchos los beneficios que aporta realizar ejercicio en el medio acuático.

En ocasiones, la concepción que se tiene del trabajo en el agua es la de ejercicios netamente natatorios, donde lo que predomina es la técnica de los estilos, y por ende el requisito de saber nadar. Tampoco ayuda lo monótono que puede resultar para algunos realizar por un tiempo determinado recorridos de un lado para otro en la piscina, aunque se combine de vez en cuando el estilo o la velocidad para hacerlo un poco más variado.

Es desde esta óptica, entre otras, donde muchas personas no dan como opción de actividad física el medio acuático, ya que no se les han presentado otro tipo de alternativas y actividades dentro de este magnífico espacio, las cuales estén diseñadas para suplir la especificidad de cada una de sus necesidades, y sin el condicionante de saber nadar.

Las excelentes propiedades que tiene la actividad en el agua deberían hacer cambiar la opinión de muchos, ya que se puede mejorar en la hipertrofia, la resistencia, la velocidad, la fuerza o la flexibilidad. Además, también ayuda en el proceso de rehabilitación de todo tipo de lesiones osteomusculares y cardiovasculares.

Partiendo de esta premisa, desde el área de la salud y de la prescripción del entrenamiento deportivo del Miguel Angel Wellness Club, nos hemos centrado en diseñar alternativas que aprovechen las propiedades que el medio acuático da. Por ejemplo, la ingravidez que permite la flotabilidad, (favoreciendo la liberación del estrés articular), la presión hidrostática y la presión hidrodinámica, (favoreciendo la contracción muscular), la densidad del agua y la temperatura, (favoreciendo la circulación y la relajación).

Realizamos la prescripción del ejercicio, por medio del diseño de actividades de acuerdo a las características y necesidades individuales, garantizando la adaptabilidad, el gusto y la constancia, obteniendo como resultado los objetivos previstos en el tiempo estimado.

Si eres una de estas personas que no le has dado la oportunidad al agua de cautivarte con sus propiedades, o si lo has intentado pero la actividad que te propusieron o realizaste no llenó tus expectativas, coge tu bañador, cuéntanos tus objetivos y prepárate para disfrutar de la mejor de las sensaciones.